Whistler 2015 – Día Nº1

Viajar es una de las cosas que más disfruto en la vida, eso de moverse de un lado a otro buscando el próximo destino, es extremadamente divertido y emocionante.
Esta vez, y por segunda ocasión, el destino para esta fecha era Whistler, pero la diferencia de este viaje con el anterior,  es que debía viajar solo… Sin duda, una gran odisea de principio a fin.

_MG_9364

1_MG_937521:55 Listo para embarcarme

_MG_9389

_MG_9390No pasaron muchos minutos desde que emprendí vuelo hacia a la primera escala en Houston y ya tocaba cenar. Lo positivo era que “Harry Potter y las reliquias de la muerte” iban a ser una gran compañía.

_MG_9394

_MG_942005:55 y así era la vista desde el aire hacia Houston.

_MG_9449 copy

_MG_9445La escala de tres horas en Houston fue de lo más corta, entre trámites de aduana, filas interminables y caminatas por el aeropuerto, sólo quedaron 30 minutos libres que pasaron en un abrir y cerrar de ojos.

_MG_9458

_MG_9462Era hora de embarcarse y salir con rumbo a Vancouver, pero el calor que hacía era insoportable afuera del avión y adentro de él,  así que solo se podía estar con aire acondicionado.

_MG_9464

_MG_9469La humedad y calor en este lugar son impresionantes… Cuando bajé rumbo a la aduana, no pude resistir mi tenida de invierno traída de Chile, así que debía sacármela… De seguro en este lugar no la necesitaré para nada.

_MG_9472 copyLejos una de las mayores alegrías del viaje fue ver un letrero que dijera “Whistler”, pensé que nunca vería este bus.

_MG_9487El bus de Vancouver a Whistler demora aproximadamente dos horas y media en llegar a destino, sin embargo, en esta ocasión tardó cuatro horas debido a un accidente en la ruta. De igual manera daba lo mismo, ésta era la recta final para llegar, y esperar un poco más no era problema.

_MG_9504Después de gran viaje cruzando toda América (de sur a norte), esperando y dormitando en el bus camino al paraíso, puedo decir que por fin estoy en Whistler.

_MG_9508

Después de un larguísimo viaje, por fin llegué a la que será mi casa hasta el 18 de agosto. [A la izquierda Álvaro Quintanilla y a la derecha Felipe Soto
(Trail collective crew)

Es hora de desarmar el equipaje, comer algo y descansar un poco. Se vienen hartos días en bicicleta, paisajes inimaginables y por sobre todo, muchas fotografías.image001